viernes 17 noviembre 2017 Nuestra América Contenidos Latinoamericanos

Nuestra América

http://nuestraamerica.info

Amrica Latina

Hambre de libertad, hambre de democracia, hambre...

Fecha de publicación: 30 octubre, 2004

Tabar Vzquez est a punto de ganar las elecciones en Uruguay en la primera vuelta. Lula es el primer presidente obrero que en la historia del mundo alcanza ese lugar con una impresionante cantidad de votos; Kirchner representa una salida al discurso neoliberal y una postura ms tica frente a la cuestin econmica como gua del accionar poltico; Hugo Chvez es una de las principales figuras, junto a Fidel Castro, de la lucha contra el imperialismo estadounidense…

Pero lo que unifica a los pases de Amrica Latina en esta realidad pos crisis neoliberal es la pobreza.

De los 6.000 millones de habitantes del planeta, 2.800, o sea casi la mitad, vive con menos de 2 dlares por da.

En la Argentina, por ejemplo, mueren 100 chicos por da y de ellos, 65 lo hacen por causas evitables. (hambre, desnutricin, pobreza).

En este momento, en la plaza frente a la casa de Gobierno de la provincia de Entre Ros, en Argentina, ms de 200 indgenas de la comunidad Ava Guaran se estn muriendo mientras esperan una respuesta de las autoridades a su desesperante situacin.

La actitud poltica, la lucha en los espacios de la poltica, nos hacen creer que esta vez es posible enfrentar y derrotar al imperialismo.

La decisin de los gobiernos de Amrica Latina de iniciar el definitivo camino de la Unin Sudamericana, parece ser una respuesta lgica y necesaria.

Pero qu hacer mientras tanto?

Es cierto que existen cientos de espacios de lucha, de organizacin popular que los medios de comunicacin esclavos y reproductores del discurso del poder, se encargan de ocultar para darle tranquilidad a los que disfrutan de esta fiesta globalizadora para pocos.

Tambin es cierto que los polticos, incluso estos nuevos referentes, no parecen sentir la urgencia de lo verdaderamente urgente.

La pobreza mata. No es slo una consecuencia de las polticas neoliberales que llevar tiempo corregir. Lo que provoca la espera es ms muerte. Entonces no hay tiempo que perder.

La jugada poltica de Kirchner, por ejemplo, de navegar en un bote que sube y baja segn las olas del mercado, punzando y aflojando segn el da, parece ser brillante desde el punto de vista estratgico.

Pero mientras l decide pagar al FMI y los acreedores privados una suma superior a la que destina en su presupuesto para el 2005 a la suma de educacin, salud y obras pblicas, la ecuacin poltica no cierra.

No cierra si no perdemos de vista que el destino final, el verdadero objeto del accionar poltico es la gente. S parece estar en el camino correcto si slo se trata una vez ms- de nivelar las cuentas, emprolijar la caja y despus, slo despus, repartir la riqueza de una manera ms equitativa. Mientras tanto siguen muriendo chicos.

Chvez avanza en su revolucin bolivariana, Lula enfrenta el principal problema de Brasil con su campaa de Hambre Cero y Tabar Vzquez est a punto de comenzar un camino de cambio en el Uruguay despus de 170 aos de gobiernos de derecha.

La paciencia es una de las virtudes de los pueblos. Sus representantes deben saber que no pueden abusarse.

El hambre es la herramienta de dominacin. Hambre, pobreza, analfabetismo, son las armas de los poderosos para el maana.

Si los representantes, los que nos dan esperanza y los que estn llegando, no resuelven el hambre, si no frenan la violenta inequidad distributiva de la riqueza, estn siendo cmplices. Estn usando las mismas herramientas que el imperialismo para facilitar el sojuzgamiento de los pueblos, ms all de sus a veces innegables y otras slo declaradas intenciones de liberarnos.

Genera dicha que Tabar Vzquez gane las elecciones en Uruguay. Sorprende y esperanza que Duhalde se dedique a juntar voluntades por la unidad de Amrica Latina pero de nada servir si el pueblo muere de hambre mientras tanto.

Última modificación: 30 de octubre de 2004 a las 16:45
Hay 0 comentarios
captcha
Quiero ser notificado por email cuando haya nuevos comentarios.